Policía arresta a estudiantes en Cayey por picadura de marihuana

Pareciera que la policía de Puerto Rico no se ha enterado de las reformas a las leyes de cannabis que se discuten en el mundo, y pretenden seguir persiguiendo chamaquitos por un trapo de moto o por una mera fundita con par de gramos de marihuana. ¿Acaso la policía y los tribunales no tendrán trabajo o crímenes por resolver?

El pasado viernes mientras la Isla se recuperaba del paso del huracán Irma, los guardias de la División de Drogas de Guayama realizaron par de operativos para arrestar a jóvenes por la mera posesión de marihuana en el Complejo Deportivo de Cayey, ubicado en la carretera 14 y cerca del Recinto de Cayey de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Este complejo tiene áreas para correr patinetas, pista de atletismo, entre otros.

Según informa el periódico Metro, se arrestaron a los estudiantes Sergio Rodríguez de 18 años, a Josua Soto, Orlando Viera y a Luis López estos de 19 años. Todos residentes de Cayey y se les ocupó una bolsita con picadura de marihuana y $20 dólares en efectivo. Se les fue confiscó un Toyota Tercel del 1998.m

En otro caso pero en el mismo lugar, y quizás de una manera bastante imprudente, la policía alega que Andrés Márquez de 27 años y un joven de 17 años estaban fumando cannabis dentro de su auto en presencia de un infante. Según el comunicado de la policía, se le ocuparon cuatro bolsitas de marihuana, un cigarrillo y $415 dólares en efectivo.

Los oficiales que hicieron los arrestos llegaron al lugar para supuestamente tomar unas medidas de otro caso previo cuando se dieron cuenta de los actos delictivos.

La División de Drogas dio conocimiento al Departamento de la familia para, posteriormente, consultar el caso del menor y el hijo de Márquez con la fiscalía de Caguas.

De aprobarse el Proyecto de la Cámara 654 estos casos podrían no conllevar reclusión y limitarse a una multa de $250 y 10 días de “servicios comunitarios”. Sin embargo, la persecución, el arresto y el estigma de pasar por un proceso judicial pueden causarle daños irreparables para estos jóvenes estudiantes y sus familiares.

Related posts: