Policía busca garantizar derechos de la comunidad LGBT

El día que algunos países celebran los Derechos Humanos, la Policía de Puerto Rico hizo historia cuando el superintendente José Caldero firmó la Orden General 624, con la intención de establecer los procedimientos internos al momento de “Interacción con Personas Transgénero y Transexual”, la medida busca garantizar los derechos civiles y humanos.

Pareciera que la críticas mediáticas de la poca transparencia y falta de participación ciudadana en la reforma policiaca, sirvieron para acelerar algunos acuerdos que siguen pendientes. Por lo que esta directriz es parte de las políticas relacionada a las intervenciones en el “Acuerdo Sostenible” de la reforma en el área de cumplimiento de “Igual Protección y No Discrimen”.

El mismo establece que “la Policía de Puerto Rico creará una política específica para establecer guías de interacción de los MMPR con las personas transgénero o transexuales, que atienda los asuntos de identificación de género, expresión de género, el transporte, el procesamiento, el alojamiento en custodia y el tratamiento médico”.

“Es un hecho que las intervenciones indebidas con las personas transgénero y transexuales viola sus derechos civiles y vulnera sus derechos humanos al afectar su calidad de vida y su diario vivir en áreas tales como empleo, vivienda y salud. Mediante la Orden General que se suscribe, se promulga como política pública de la agencia la práctica de que los empleados de la Policía de Puerto Rico mantendrán en todo momento una actitud profesional al cumplir con todas las normas y políticas institucionales, tratando a todas las personas con la cortesía y dignidad que se merecen como seres humanos”, expresó Caldero López.

Para la redacción de esta orden general colaboraron representantes de varias organizaciones de la Comunidad Transgénero y Transexual, Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico, ACLU, Clínica de Servicios Legales de la Escuela de Derecho de la UPR y personas de la comunidad en general.

Related posts: