¿Por qué sumarnos a los diálogos en contra de las medidas de austeridad?

El pueblo tiene el deber de organizarse de acuerdo a sus necesidades y el gobierno de Puerto Rico tiene como agenda pagarle a los acreedores eliminando servicios básicos que recibe la ciudadanía. Nuevamente, se pretende establecer duras medidas de austeridad para tratar de resolver el problema fiscal en que se encuentra el país y asegurar el pago de una deuda que muchos consideramos impagable.

Por tal razón, grupos de activistas de movimientos sociales, gente de comunidades y estudiantes han hecho una convocatoria a participar de una concentración/diálogo llamado “Acción de Pueblo” en contra de esta agenda gubernamental que tanto ha afectado los servicios del pueblo. Esto será el próximo viernes, 24 de julio, a las 4 pm en El Capitolio. ¡No faltes!

¿Pero, por qué lxs que creemos en la legalización del cannabis y en las reformas a las políticas de drogas debemos apoyar estos espacios de diálogo comunitario?

  1. Porque hemos visto por décadas como nuestros gobiernos continúan botando dinero en la ‘guerra contra las drogas’ que en gran medida han ocasionado la crisis social y económica que vivimos.
  2. Las políticas punitivas han llevado a que las tasas de encarcelamiento, homicidios, crímenes violentos y de transmisión de enfermedades prevenibles alcancen proporciones alarmantes.
  3. Luego de años de discusión y de gasto de erario público no se ha podido aprobar un proyecto de descriminalización de la marihuana. Mientras nos venden cada día cuentos distintos para tratar los asuntos de una sustancia que científicamente se ha comprobado ser menos peligrosa que el alcohol o el tabaco, que ya son regulados por el estado.
  4. Porque cuando los políticos consideran reformas como la medicalización del cannabis prefieren entregarle el negocio a una empresa extranjera antes de favorecer el autocultivo, las cooperativas y el desarrollo del mercado local.
  5. Cuando se agrava la crisis aumenta el número de personas sin hogar y del uso de sustancias controladas, colocando a comunidades marginadas en alto riesgo.
  6. Nuestros políticos tienden anteponer la politiquería y sus creencias religiosas por encima del raciocinio, la evidencia científica y los derechos humanos. Estos se comprometen cada cuatrienio con supuestas políticas ‘salubristas’ pero mantienen la criminalización absurda antes de adoptar enfoques en salud pública, programas de educación y de regulación de los mercados.
  7. Mientras todas las poblaciones han bajado en Puerto Rico, la población de presos y de los condenados a los programas de (trata)miento se mantiene prácticamente igual o en aumento. Donde las clases sociales marginadas sufren el peor embate de la criminalización de las drogas.
  8. Nuestros gobiernos han preferido invertir en altos costos para castigos, dejando los servicios de salud y de asistencia social a entidades que promulgan políticas de “abstinencia”, a organizaciones  que no cumplen con los derechos del paciente y utilizan métodos que no están basados en evidencia científica para brindar tratamientos.
  9. Ya el pueblo rechaza los arrestos en masa de usuarios de drogas, de lxs trabajadorxs sexuales y de chamaquitos por un poco de marihuana.
  10. Eliminar servicios colectivos como el trasporte público deja desprovista a las comunidades más marginadas del país. Además, crea ciudades vacías y abandonadas a merced de más delitos. Igual, el cierre de las escuelas podrían aumentar la tasa de deserción escolar, desempleo, violencia, entre otros problemas con altos costos sociales para el país.
  11. Mantener la criminalización a las drogas ha mantenido una adversa alianza del narcotráfico con la corrupción política y gubernamental que ha lacerado la confianza del pueblo puertorriqueño.

En fin, lxs que creemos en transformar las políticas de drogas tenemos mucho que aportar y debemos aprovechar cada oportunidad y llamado de “acción de pueblo” para seguir luchando por un mejor un país. Nuestras futuras generaciones nos lo agradecerán…

Related posts: