Presentan proyecto sustitutivo al PS 517

La Sociedad para Asistencia Legal (SAL) presentó a la Comisión de lo Jurídico del Senado una versión final a su ponencia que incluye un amplio análisis de otras jurisdicciones, comentarios y un proyecto sustitutivo al Proyecto del Senado 517. Con el que se propone la despenalización de la posesión de hasta una onza de marihuana para personas mayores de 21 años. Dicho organismo justifica el proyecto inicial concibiendo que la propuesta responde a una problemática que se ha prolongado desde la década del setenta cuando se aprobó la actual Ley de Sustancias Controladas. Una ley de drogas que, según lee su propuesta, “siempre se ha atado a un discurso punitivo, de mano dura, castigo seguro y encarcelación como pena predilecta.”

Ponencia y Sustitutivo

Estas leyes punitivas han tenido repercusiones en problemas de salud pública, hacinamiento carcelario, marginación y ha fomentado “una desproporción radical entre la conducta incurrida y la nocividad que representa,” reconoce el grupo de abogados de SAL. Asimismo, entienden que la ley de sustancias ha generado otras problemáticas como la insuficiencia de tratamientos, falta de prevención efectiva y el incremento en la reincidencia delictiva. La “Sociedad” considera que, luego de más de cuatro décadas de la aprobación de la Ley de Sustancias Controladas, es tiempo de plantearse alternativas que permitan enfocar los recursos del Estado en un manejo adecuado en cuanto las políticas de drogas.

El grupo legal que brinda representación a los ciudadanos indigentes en casos criminales entiende que, “la tendencia reciente a estos fines es precisamente extender un tratamiento jurídico distinto al uso y consumo de marihuana, lo que ha sido regulado en diversas maneras en otras jurisdicciones.” En su informe resaltan las distintas experiencias de cambio de políticas públicas en otros países. Por lo que conciben al PS 517 como “un paso inicial amparado en estas nuevas tendencias.”

Asimismo el proyecto sustitutivo hace un llamado a que los delitos para penalizar la posesión de sustancias, “deben ser evaluados a la luz de las tendencias internacionales dirigidas a despenalizar el consumo de determinadas sustancias en cantidades reguladas como medida para combatir la actividad criminal.” Lo que implicaría desligar los problemas de drogodependencia y consumo con la sanción penal. Lo que entendemos que al igual al proyecto presentado por el Senador Pereira la “no prisión” sigue siendo el propósito medular.  Sin embargo, mantiene las mismas deficiencias que el proyecto PS 517. Al limitarse a una descriminalización donde el Estado elegirá “hacerse de la vista larga” cuando lo considere necesario pero la sustancia y como obtenerla continuará siendo un acto ilegal a discreción del que quiera ejercer la ley.

Por otro lado, nos preocupa que en el informe presentado, al igual que jefes de agencias como el Dr. Salvador Santiago de ASSMCA, en repetidas ocasiones señalen las políticas de “descriminalización del estado de New York” como las idóneas a imitar en las leyes del Estado Libre Asociado. Aunque es una buena justificación en cuanto a nuestro estatus político y un avance en comparación a las leyes actuales, no se debe ignorar que la “descriminalización” de más de 35 años del estado de New York ha comenzado a estar caduca. Al no contemplar el uso terapéutico de la marihuana como los estados que le rodean, considerarse todavía punitiva al permitir arrestos y altas multas y carecer de mecanismos para ejercer la ley de manera justa e igualitaria. Hasta escasamente unos días el ejercicio policiaco de “stop and friskera considerado anticonstitucional al revelar que más del 83% de las ocasiones era dirigido a latinos o afroamericanos. Tanto así, los dos candidatos principales a la alcaldía de NYC han propuesto una mayor descriminalización, su uso terapéutico y hasta la legalización de pequeñas cantidades de marihuana. Por lo que debemos evaluar si realmente queremos copiar una política pública en vías de ser modificada de acuerdo a los tiempos.

Related posts: