Puerto Rico una de las tasas más altas de VIH en los EEUU

Según los Centros estadounidenses de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en sus Informes de VIH para el año 2013, la región de Puerto Rico (San Juan-Caguas-Guaynabo) ocupa la posición #13 de las 25 ciudades estadounidenses con las tasas más altas de infección con VIH. Este informe recopila la información de los departamentos de se salud estatales y locales y la compara con los informes del año 2011. La región metropolitana de San Juan – Caguas – Guaynabo ocupa el decimo tercer lugar como una de las áreas de mayor contagio con VIH, unos 26.6 por cada 100,000 habitantes.

A continuación las ciudades y principales áreas metropolitanas de Estados Unidos con mayor tasas de nuevas infecciones.

www.hivplusmag.com

Además de la Isla, debemos señalar los resultados #9 de NYC, el #11 de Orlando y el #24 de Filadelfia comunidades con una alta tasa poblacional de puertorriqueños y latinos.

En Puerto Rico la alta incidencia de HIV no son nuevas. La falta de una política coherente en asuntos de drogas ha tenido graves consecuencias para la población, en especial con los problemas de violencia y de salud pública. De acuerdo con el informe publicado por el CDC en el 2013, Puerto Rico es uno de los 10 territorios con el número mayor de casos acumulativos de SIDA, tasa estimada de diagnósticos y prevalencia de infección de VIH. Ocupamos el undécimo lugar en tasa de incidencia estimada de casos de SIDA en el 2011 (13.1 por cada 100,000 habitantes). Asimismo, ocupamos el octavo lugar en la tasa estimada de diagnósticos nuevos de infección con el VIH (24.0 por cada 100,000 habitantes) y el sexto lugar en prevalencia de infección con el VIH en el año 2010 (584.3 por cada 100,000 habitantes).

Las políticas de drogas es también un problema de salud pública con consecuencias reales, Puerto Rico sufre una alarmante tasa de transmisión del VIH y Hepatitis C. Pero a diferencia de cualquier otra jurisdicción en los EEUU, la transmisión del VIH en Puerto Rico es causada principalmente por el uso de drogas inyectables (UDI). Los datos indican que los porcentajes más altos de infecciones con el VIH diagnosticadas en hombres latinos se atribuyen a contacto sexual con otros hombres, independientemente del país de origen, pero los hombres nacidos en Puerto Rico tienen un porcentaje considerablemente más alto de infecciones por el VIH atribuidas al uso de drogas inyectables que los hombres latinos nacidos en otros países. Según informes del Departamento de Salud, alrededor de la mitad de la población con VIH en Puerto Rico se ha infectado por el uso de jeringuillas infectadas.

La Dra. Sherry Deren, científica de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Nueva York, estima que una persona que viva en Puerto Rico y se inyecta drogas tiene el doble de probabilidad de contraer VIH en comparación con cualquier otro lugar de EEUU. Entre las conclusiones de la investigación, presentada por Deren hace unas semanas en la ciudad de NY, se destacó que en Puerto Rico hay menor acceso a programas para prevenir el intercambio de jeringuillas o para tratamientos de desintoxicación en comparación con cualquier territorio estadounidense.

Los gobiernos del Estado Libre Asociado no han sido capaces de copiar las políticas públicas y los modelos salubristas que le han dado resultado a esas ciudades. Peor aún, han puesto a la policía de Puerto Rico y a entidades con dudosos programas de tratamiento a resolver los problemas sociales y de salud pública de la Isla. Un trabajo que no les toca y que ha tenido resultados espantosos.

Ya es hora que los gobiernos entiendan que las políticas más represivas contra el consumo de sustancias han tenido como resultado las peores epidemias de VIH y Hepatitis C. La reducción de daños (intercambio de jeringuillas, programas de sustitución de opiáceos y distribución de profilácticos) son las técnicas más eficiente y de más bajo costo que se puede implementar para reducir la incidencia de estas enfermedades. Pero tenemos que cambiar los modelos prohibicionistas y apostar por la salud pública, por la prevención, educación, evidencia científica y los derechos humanos de un pueblo. Sino seguirá siendo el mismo cuento de nunca acabar…

Foto de Redes, Lazo Humano 2008

Related posts: