Entre reformas de última hora y el estigma de los políticos

Pareciera que a última hora los políticos les da por entrar en razón, o tratan de mostrarse un tanto diferentes a sus contrincantes, aprobando medidas que no se atrevieron aprobar en todo el cuatrienio. Esperamos que puedan continuar y que no se queden en meras reformas que sirvan de maquillaje politiquero, y que, por lo contrario, los sucesores políticos estén a la altura de las discusiones que se están realizando a nivel internacional. Aunque a decir verdad, el bipartidismo y su politiquería muestra un escenario tétrico.

Para muestra podemos tomar las expresiones de la próxima vicepresidenta de la Cámara de Representantes, Lourdes Ramos, quien catalogó “como una ofensa al pueblo y la democracia” la orden ejecutiva que excluye el cannabis de los programas para la detección de sustancias controladas de los empleados públicos. La ‘representante novoprogresista’ argumenta una supuesta “usurpación de los poderes constitucionales”, como si la ley hubiera cambiado y la orden ejecutiva no fuera una medida loable para los pacientes y otros usuarios de cannabis.

Una reforma que precisamente está a discreción del gobernador y sus jefes de agencia, donde los poderes de la Cámara de Representantes están limitados en poder entrometerse. Incluso, está en manos del próximo gobernador continuar con las órdenes ejecutivas o seguir entorpeciendo las reformas a las leyes. No obstante, Ricardo Rosselló ha preferido mantener silencio, y no ha revelado qué acción tomará respecto a la nueva política pública de la administración de García Padilla.

Sin embargo, se debe señalar que no han mermado los arrestos por posesión de marihuana con la orden ejecutiva que coloca en el “nivel de prioridad más bajo en la asignación de recursos” los castigos por posesión de cannabis. A cada rato estamos reseñando los arrestos en masa en festivales y fiestas universitarias.

De igual modo, en Puerto Rico aunque se aprobó una regulación para fines médicos, se sigue estigmatizando con el uso del cannabis. Y personas que pueden ser posibles pacientes o utilizan el cannabis para su salud y calidad de vida pueden sentirse rechazados por tener que ‘confesar’ que utilizan la medicina.

Un caso de ejemplo puede ser el de la paciente y activista, Madeline Rivera, quien vivió el estigma cuando declaró que utilizaba cannabis para tratar sus dolores de esclerosis múltiples. “Entre el dolor y el rechazo yo preferí dejar el magisterio. Los adolescentes suelen ser crueles y no tener filtros pero la facultad tampoco comprendió mi situación. Y no me gustaría que cualquier maestro, empleado o persona que puede necesitar el cannabis para tratar sus asuntos médicos tenga que pasar por lo mismo”, nos manifestó la maestra retirada.

“Tenemos que quitar el estigma al uso de cannabis y educar a los políticos. Total, uno no le pregunta a su jefe o a cualquier persona cuántas pastillas se tomó por la mañana o cuántas copas de vino se bebió el fin de semana”, expresó Rivera, también activista de la Alianza PRO Pacientes de Cannabis. A la vez que le exigió a la próxima administración dejar los moralismos a un lado.

Por otro lado, elogiamos los cuatro indultos condicionales realizados por el gobernador a cuatro hombres por supuestas violaciones a las leyes anti-marihuana. Estos cumplían condenas de dos a tres años de cárcel y ahora cumplirán en su casa con horarios restringidos. Pero ya basta de ‘súplicas’ y de depender de las ‘bondades’ que pueda tener un gobernador, es hora de una verdadera reforma que viabilice la descriminalización de los usos de la planta y la regulación de los mercados.

Related posts: