Remueven menor luego de refutar a consejeros en charla antidrogas

Shona Banda enfrenta ahora hasta 30 años de prisión. Todo por el uso de marihuana medicinal para el tratamiento de su condición de Crohn. Y es que la vida de la paciente y activista pro marihuana medicinal cambió drásticamente cuando el estado de Kansas le quitó la custodia de su hijo de 11 años. Luego que el menor contradijera a consejeros que ofrecían una charla anti drogas en su escuela. Su hijo que había vivido en Colorado por un período de tiempo, se mostró en desacuerdo con algunos de los argumentos en contra del cannabis. “Mi hijo dice cosas diferentes como mi ‘mamá lo llama cannabis y no marihuana,” dijo Banda.

Después de que su hijo hablara acerca de los beneficios de la marihuana medicinal, la policía lo interrogó y lanzó una redada en la casa. “Bueno, ellos tenían una clase de educación sobre drogas con unos consejeros.” Pero luego de expresiones realizadas por el menor, “sacaron a mi hijo de la escuela a eso de 1:40 de la tarde y las autoridades lo interrogaron. La policía se presentó en mi casa a las 3… Les hice saber que no les permitiría la entrada sin una orden.”

“Obtuvieron la orden a las 6 y ejecutaron el allanamiento en mi casa. Mi marido y yo estamos separados, y ninguno de los padres fue contactado por las autoridades para interrogar a mi hijo.”

“Luego de la redada, me llamaron haciéndome saber que había una lista de cosas que tomaron en mi mesa de la cocina, se me permitió ir a casa, y [un oficial] me dio su palabra de que no sería arrestada en la casa o en el trabajo y que los cargos serían realizados por correo. No se me ha acusado de nada en este momento, pero se me hace difícil creer que ellos puedan interrogar a mi hijo sin consentimiento de los padres durante horas,” dijo Banda. El informe señala que los agentes encontraron 2 onzas de marihuana y un gramo de aceite de cannabis durante la redada.

Según el informe policiaco el programa antidrogas fue contactado por la escuela – la policía no tuvo participación. En ese caso el hijo de Banda aparentemente contradice algunas de las afirmaciones hechas sobre marihuana. La escuela puso en contacto con la agencia de protección infantil, que se puso en contacto a la policía. Funcionarios del departamento de la policía se presentaron a la casa y le pidió permiso para llevar a cabo una búsqueda. Ella se negó. Luego, obtuvieron una orden judicial y registraron su casa. El portavoz no quiso comentar sobre exactamente lo que se encontró, excepto decir que había “pruebas” de drogas.

Banda reprochó el trato del que ha sido sometido su hijo, “esto ocurrió el día 24 de marzo, un martes. Fue llevado fuera de la ciudad y el viernes fue que se tuvo la audiencia y la custodia temporal fue otorgada a mi ex. Ahora, la única razón por la cual se le concedió la custodia temporal a mi ex es porque el juez expresó que la cantidad de cannabis que se encuentra en mi casa iba a ser posiblemente acusada por delitos graves y que no tenía sentido dejar que el niño regrese a casa con su madre.”

La joven madre publicó un libro llamado “Live Free or Die” que detalla cómo encontró el alivio de la enfermedad de Crohn después de utilizar el aceite de cannabis. Por lo que el menor debe estar muy familiarizado con el tema. Lo absurdo aquí, es que una madre podría perder la custodia de su hijo por utilizar terapéuticamente un medicamento que es legal para uso recreativo en un estado aledaño.

El pasado 4/20 mientras algunos celebraban, una madre estaba en la corte luchando por sus derechos, debido al uso de una sustancia para aliviar los síntomas de su enfermedad. Su hijo fue entregado a su padre, pero el estado tomó su custodia debido a que el menor se escapó a la casa de su madre.  La policía alegó en el Tribunal que encontró poco más de una libra de cannabis en la vivienda.  Amigos de Shona Banda crearon una página de recaudación de fondos para la defensa legal. Ahora se enfrenta a cargos penales y podría recibir hasta 30 años de prisión.

Banda está siendo representada por la abogada Sarah Swain, quien públicamente ha prometido una defensa agresiva que pondrá a prueba todas las facetas de la acusación, incluyendo el interrogatorio del hijo de 11 años de edad, sin que ninguno de sus padres estuviera presentes; la orden de allanamiento emitida para su hogar basado en ese interrogatorio; y la clasificación federal de la marihuana como una sustancia de la Lista I sin utilidad médica. Este caso es sólo el último de los tantos que ilustran las consecuencias injustificadas de la prohibición del uso de marihuana, las diferencias no son justificables en la forma en que tratamos a nuestros pacientes de un estado a otro. Ya basta de tratar a los pacientes con enfermedades graves como criminales.

Fuente: Huffingtonpost, WP