Salud derecho fundamental

Las políticas punitivas contra las y los usuarios de drogas atentan contra la salud pública del país, agravando la propagación de enfermedades, en particular el VIH y la hepatitis C, al no priorizar en programas y modelos de reducción de daños como el intercambio de jeringuillas, terapias de sustitución con opioides y prevención de sobredosis.

Es urgente redirigir recursos que actualmente se destinan a la fallida “Guerra contra las drogas” y enfocarlos en servicios de reducción de daños, la ampliación de servicios comunitarios, integración a la sociedad, tratamiento basado en evidencia, como la Metadona, Buprenorfina y Naloxona. Además de mayor atención a las poblaciones vulnerables, entre otras alternativas salubristas.