Seamos parte de una ‘revolución silenciosa’

Ya es tiempo de aprobar la descriminalización de la marihuana en la Cámara de Representantes.

El quitarle la carga criminal a la mera posesión de marihuana es un gran paso como sociedad, muchos la catalogan como el comienzo de una “revolución silenciosa”. Pero tenemos que lograr que los políticos no enmienden aún más los proyectos. Hacemos un llamado a la ciudadanía a que llame, le escriba a los políticos y busquemos que el gobernador firme estas medidas, sin ninguna enmienda más.

Para Puerto Rico, el hecho de quitar la pena absurda de tres años de cárcel, hasta 5 mil dólares de multa y las condenas subsiguientes de hasta seis años de cárcel, será un adelanto que le ganaremos a la guerra contra las drogas.

“Los prohibicionistas se han quedado sin argumentos lógicos que justifique la encarcelación por la mera posesión de marihuana. Reclamamos una política de salud pública basada en la reducción de daños y la evidencia científica, donde los políticos no interpongan sus creencias punitivas por encima del bienestar del pueblo,” expresó Rafael Torruella, director de la organización no gubernamental Intercambios Puerto Rico.

La descriminalización de la marihuana es un paso de los tantos que tenemos que realizar para acabar con la guerra contras las drogas y con las políticas punitivas. “Para Puerto Rico es un primer gran paso hacia una regulación responsable de la marihuana y para asumir control sobre las consecuencias negativas de la ilegalidad.  Para los que luchan por las reformas a las políticas de drogas es una esperanza para trabajar de manera salubrista basada en los derechos humanos,” expresó el director de la campaña cibernética Descriminalización.org.

Las reformas a las leyes de marihuana son coherentes con la Estrategia Nacional Estadounidense de Control de Drogas del Presidente Obama y nos pondría a la par con los cambios internacionales donde se pone la prevención, tratamiento, recuperación, reducción de daños y la regulación de los mercados como temas medulares.

Estamos seguros que son meras reformas y en Puerto Rico hace falta mucho más para trabajar con los problemas que enfrentamos como sociedad. Pero sin lugar a dudas, la descriminalización, la regulación de los mercados y exigir un cese de la ‘guerra contra las drogas’ es parte de un empoderamiento que tenemos que desarrollar para un mejor País…