Seattle desarrollará espacios de inyección segura móvil

Luego de años de controversias, Seattle está avanzando en los planes en la creación de un espacio de inyección segura, pero no estará en un edificio. “La Ciudad ahora está mirando una furgoneta médica móvil que iría al mismo sitio todos los días, aunque se movería en las horas de la noche para ir a servicios de garaje y limpieza,” expresó Meg Olberding, del Departamento de Servicios Humanos de Seattle.

La ubicación donde se estacionaría la “furgoneta de inyección segura” no ha sido establecida, la ciudad llama al proyecto de salud comunitaria “Community Health Engagement Location” o CHEL. El mismo contará con personal médico que supervisará y orientará a usuarios de drogas inyectables de como es la manera correcta de reducir daños al consumir sus drogas.

La camioneta sería la más grande dedicada a estos servicios médicos móviles en la ciudad y además se sumará a otros servicios de salud móviles que se le brinda a personas sin hogar y otras personas con necesidad. 

“Estábamos mirando las propiedades de la ciudad y del condado, pero ninguna era realmente viable que fuera apropiada”, expresó Olberding. La ciudad está buscando poner la camioneta en un lugar donde exista una concentración alta de gente que utiliza drogas, con altas incidencias de muertes por sobredosis y otras condiciones de salud.

“Generalmente sabemos donde ocurre la mayor parte de esa actividad, sucede en el corredor del centro, esa actividad ocurre en el área oeste de Capitol Hill”, especificó Jeff Sakuma, quien también trabaja con el Departamento de Servicios Humanos bajo la oficina del Alcalde Jenny Durkan.

Sakuma presentó los últimos planes con el sitio “fijo móvil” durante la reunión del Comité de Vivienda, Salud, Energía y Derechos de los Trabajadores del Concejo Municipal de Seattle el pasado jueves. Se está considerando  estacionar la camioneta en un estacionamiento privado, justo frente a un edificio con servicios de tratamiento médico para usuarios de drogas. El consumo ocurriría dentro del vehículo, y tendrá un área de espera y el acceso a tratamiento estaría disponible dentro del edificio.

También se brindará servicios de seguridad y “servicios de mitigación para el vecindario”.

“Para la comunidad y para ayudar a mejorar a que podamos encontrar un sitio que funcione. Creo que estamos haciendo un llamado a la comunidades para que nos ayude a encontrar un lugar, y también estamos llamando a nuestras organizaciones sin fines de lucro para que nos orienten”, señaló la Concejal Teresa Mosqueda, quien preside el comité.

La ciudad también consideraba comprar propiedades para establecer las salas de inyección segura, pero las opciones en Seattle eran “restrictivas por los altos costos”, señaló Olberding. El siguiente paso es encontrar las ubicaciones para los sitios fijos en los próximos dos meses, y comenzar el alcance comunitario en julio.

Los costos de inicio costarán aproximadamente $1.8 millones de dólares, y el Departamento de Salud Pública del Condado de King administrará las instalaciones una vez que estén terminadas.