Secretario de Justicia federal elimina reformas a las políticas de marihuana

El Secretario de Justicia federal, Jeff Sessions envió un memorándum incitando a que fiscales a que apliquen enérgicamente las leyes federales contra el cannabis, incluso en los estados donde el cannabis es legal.

En el memo enviado a los fiscales estadounidenses el jueves, Sessions señaló que la ley federal prohíbe la posesión y venta de marihuana, y deshizo cuatro memorandos previos de la administración Obama que desanimaban llevar a cabo enjuiciamientos en estados donde es legal su uso con fines recreativos o médicos. Sessions indicó que los fiscales deberían usar su propio criterio, tomando en consideración los recursos limitados del departamento, la gravedad del delito y el efecto disuasorio que podrían imponer, sopesando si los cargos eran apropiados.

“La misión del Departamento de Justicia es hacer cumplir las leyes de los Estados Unidos, y la publicación previa de guías socava el estado de derecho y la capacidad de nuestros socios locales, estatales y federales para hacer cumplir la ley”, expresó Sessions en un comunicado. “Por lo tanto, el memorándum de hoy sobre la aplicación federal de marihuana simplemente dirige a todos los fiscales estadounidenses a utilizar principios procesales establecidos previamente que les proporcionaba todas las herramientas necesarias para desarticular organizaciones criminales, enfrentar la creciente crisis de las drogas y frustrar los delitos violentos en todo el país”.

La medida, reportada por primera vez por Prensa Asociada, allana el camino para que el gobierno federal tome medidas enérgicas contra la floreciente industria de la marihuana, aunque el impacto preciso aún está por verse. También podría provocar una especie de crisis federalista, y provoca cierta resistencia incluso entre los miembros del propio partido de Sessions.

La ley federal prohíbe cultivar, comprar y usar marihuana. Y aunque Sessions está dando permiso para enjuiciar casos de marihuana, no lo ha solicitó explícitamente. Un funcionario del Departamento de Justicia le expresó al NBC News que el mensaje no es que los fiscales federales ahora deberían perseguir a la industria.

La medida provocó la condena inmediata del senador de Colorado Cory Gardner, un republicano cuyo estado legalizó la marihuana en 2014, amenazó con tomar represalias para la confirmación de algunos puestos y de los fondos para en el Departamento de Justicia Federal.

La política anterior del Departamento de Justicia en la era de Obama, fue presentada en un memorando de 2013 del subprocurador general  James Cole, expresando que los enjuiciamientos federales se enfocarían en casos de vender marihuana a menores, vender marihuana a través de las fronteras estatales o cultivar marihuana en tierras federales o cuando involucró a pandillas o crimen organizado.

Un alto funcionario del Departamento de Justicia dijo que una de las razones del cambio es que se percibió que la política anterior “creó un puerto seguro para que la industria funcione“.

La medida adoptada por el principal funcionario policial del país llega la misma semana en que California comenzó a vender marihuana recreativa. También es legal en Alaska, Maine, Massachusetts, Nevada, Oregón, Washington y en la Capital Federal. También hay programas de marihuana medicinal en 29 estados y en DC.

El director de Drug Policy Alliance expresó que Sessions está desafiando al 64 por ciento de los estadounidenses que apoyan la legalización de la marihuana.

“La obsesión de Jeff Sessions con la prohibición de la marihuana desafía la lógica, amenaza con las reformas exitosas a nivel estatal y se contrapone al amplio apoyo público para la legalización”, señaló la directora ejecutiva María McFarland Sánchez-Moreno. “Es hora de que el Congreso frene la agenda destructiva de Sessions al limitar la capacidad del Departamento de Justicia para socavar la toma de decisiones de los estados”.

Sessions acaba de mostrar “qué tan fuera de contacto está con los científicos y los contribuyentes” de los EEUU. Además, esta decisión sobre cargaría un sistemas de cárceles con más presos, criticó Jasmine Taylor de Human Rights Watch.

Esta medida “establecería una seria batalla legal entre los estados con legalización y los fiscales de los Estados Unidos que decidan aplicar la ley federal contra la voluntad de los votantes y, en algunos casos, de las propias legislaturas estatales”, le expresó Amy Margolis propietaria de Greenspoon Marder a NBC News.

“Desafortunadamente, esta batalla tendrá lugar en los tribunales, mientras que los negocios o las personas enfrentan cargos criminales por participar en una conducta legal en su estado”, señaló Margolis. “Y, en estados grandes, como California, la ley federal podría aplicarse de manera diferente en diferentes distritos, lo que daría lugar a otros juicios incluso dentro de las mismas fronteras estatales”.

Sessions ha sido durante mucho tiempo un enemigo del cannabis que, según su famosa frase señala que “las personas buenas no fuman marihuana” esto dicho durante una audiencia en el Senado de 2016. También fue acusado de decirle al fallecido fiscal asistente de Estados Unidos Thomas Figures que pensaba que el KKK estaba “bien hasta que descubrí que fumaban marihuana”.

Esto fue después de que Sessions se enteró de que los miembros del KKK se habían drogado la noche en que secuestraron y asesinaron a un joven negro. Sessions insistió en que estaba bromeando.

Related posts: