Legisladores canadienses aprueban legalización del uso y cultivo del cannabis

La nación del norte se ha convertido en el segundo país del planeta, el primero de las hegemonías militares, en promulgar una ley que permite a los adultos de todo el país cultivar, poseer y comprar cannabis para uso recreativo. Es un movimiento histórico en el ámbito de la reforma internacional del cannabis, que eventualmente podría obligar al gobierno de los Estados Unidos a considerar un cambio en sus leyes sobre drogas.

El Senado canadiense puso su sello de aprobación en el borrador final de la Ley de Cannabis (C-45), que puso fin a décadas de prohibición del cannabis. Los senadores canadienses aprobaron una medida que legalizaría el consumo y cultivo de cannabis con fines recreativos en el país, con 52 votos a favor, 30 en contra y una abstención. El gobierno del primer ministro, Justin Trudeau, tenía la esperanza de hacer legal el cannabis para el 1 de julio, pero expresó que será legal en todo el país el 17 de octubre.

Canadá está a pasos de convertirse en el primer país hegemónico de los grupos selectos del G20-el grupo de naciones con las mayores economías del mundo- que legalice la posesión, consumo, cultivo y la comercialización del cannabis con fines recreacionales.

Los canadienses gastan cada año alrededor de 6 billones de dólares en la compra ilegal de cannabis, y la legalización del consumo podría hacer que el dinero pueda ser gravado y regulado por el estado. Según algunas estimaciones, la industria del cannabis podría crecer hasta tener una facturación de sobre 3,500 millones de dólares anuales en los primeros tres años tras su legalización. Al reconocerlo oficialmente, ese sector podrá acceder a créditos de los bancos, e incluso a cotizar en bolsa. De hecho, en la bolsa de Toronto ya existen empresas comercializadoras de derivados del cannabis y hasta fondos cotizados especializados en invertir en el sector. Con el actual proceso legislativo, las acciones y los activos de esa industria están viviendo un apogeo en los mercados.

La cantidad para consumo personal serán unos 30 gramos. Sin embargo, no todos están contentos con la Ley de Cannabis. La omisión de ciertos productos populares del proyecto de ley podría frenar el crecimiento de la industria legal al tiempo que permite a los operadores ilícitos mantener el control de ciertos productos en el mercado subterráneo. Para los consumidores de cannabis en Canadá, el diablo está en los detalles … y cuando se trata de detalles, todavía hay muchos signos de interrogación y aspectos del proyecto de ley que los activistas planean seguir presionando.

Podría decirse que las mayores restricciones en el esfuerzo de legalización del cannabis está relacionado con los comestibles. No están prohibidos directamente, pero el país efectivamente puso trabas en la discusión durante un año más o menos. La regulación y venta de comestibles, sería autorizada a más tardar 12 meses después de la entrada en vigor de la legislación propuesta.

Por otra parte, aunque el cultivo de cannabis en el hogar está permitido, la medida le otorga el derecho de cultivar hasta cuatro plantas, no es un derecho que se disfrute por igual en todo el país. En Quebec y Manitoba, el autocultivo casero seguirá siendo ilegal, y en muchas otras provincias, los propietarios tendrán la capacidad de impedir a los inquilinos la siembra de cannabis.