Solicitan ayuda para personas sin hogar trasladadas a Chicago

Decenas de puertorriqueños con problemas de adicción a las drogas que aceptaron viajar a Chicago con la esperanza de ingresar a programas de rehabilitación. Han terminado deambulando por los sectores latinos de la ciudad de los vientos y denuncian que fueron engañados por autoridades gubernamentales de Puerto Rico y otras entidades cuando se encontraron que los centros de rehabilitación eran todo lo contrario a lo que les prometieron.

Ya hace varios años se está denunciando esté fenómeno, y recientemente medios del país han reportado las humillaciones y malos tratos que están siendo víctimas estos puertorriqueños en los supuestos centros de TRATAmiento de Chicago.

Muchos de estos individuos prefieren enfrentar el invierno, y la incertidumbre de no tener un plato de comida, a permanecer en estos programas. La situación ha conmovido a entidades y residentes que quieren buscar soluciones a las condiciones de vida en las que se encuentran.

Una de estas iniciativas lo es “The Puerto Rico Project”, manejado por Melissa Hernández, quien asiste a los usuarios de drogas enviados desde Puerto Rico que viven en las calles. Aunque no existe un número exacto, Hernández considera que alrededor de unos 150 puertorriqueños sufren la lamentable situación. Por lo que ha creado una página de recogida de fondos para ayudar a las víctimas de lo que considera una “trata humana” de puertorriqueños, que ahora forman parte del gran número de personas sin hogar en Chicago.

Melissa Hernández trabaja como asistente dental a tiempo completo, es madre, estudiante y sobre todo una activista comprometida que saca de su tiempo para hacer este trabajo voluntario y traerle comida, ropa, apoyo y una mano amiga a las personas sin hogar en Chicago. “Casi todos han sido víctimas de violencia y abuso, existe toda una población de compañeros puertorriqueños que han sido víctimas de trata humana, incluso apoyada por el gobierno de Puerto Rico”.

“Estas personas dejaron atrás a sus familiares en Puerto Rico y fueron llevados a Chicago bajo engaño. Se les dijo que recibirían tratamiento en hospitales con instalaciones médicas para sus problemas de consumo de heroína y otros traumas de salud mental. En su lugar, han experimentado humillación sin ningún tipo de atención médica. Y en ocasiones, sus documentos e identificaciones fueron tomados por los supuestos programas que dijeron que los ayudarían y ahora terminan formando parte de población sin vivienda de Chicago,” señala Hernández.

Además de conseguir ayuda y utilizar una red de apoyo para encontrar vivienda para estas personas, “The Puerto Rico Project”, se ha dedicado a buscarle programas de tratamiento reales y la ayuda necesaria para que estos asistan como transporte, servicios de lavandería y otras necesidades. Pero este proyecto ha tomado un costo financiero que ha crecido más allá de traer comida y ropa a personas sin hogar, se necesitan recursos para sostener este trabajo de tanta importancia. Por lo que les exhortamos a que apoyen y formen parte de esta noble iniciativa.