Alegan Trump prohíbe frases como ‘basado en la evidencia’ y ‘diversidad’

Las políticas fundamentalistas del gobierno republicano de Donald Trump parecen no tener límites.  La administración de Trump ha prohibido que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del Departamento de Salud de Estados Unidos utilice las frases “basadas en la evidencia” y “basadas en la ciencia”, entre otras en los documentos oficiales.

Funcionarios del CDC distribuyeron la lista de palabras y frases “prohibidas” a los analistas de políticas en el CDC, informó The Washington Post el pasado viernes. La lista también prohíbe el uso de “vulnerable”, “diversidad”, “transgénero”, “feto”, “derecho”, entre otras.

Según los informes, a los analistas se les prohíbe utilizar las frases en los documentos oficiales que preparan para el presupuesto de 2019, que se espera sea publicado en febrero.

Un analista que asistió a la reunión en el CDC en Atlanta le dijo al The Washington Post que en lugar de “basado en evidencia” o “basado en la ciencia”, los analistas de políticas deben usar la frase que el “CDC basa sus recomendaciones en ciencia considerando los estándares y deseos con la comunidad”.

El analista le dijo al Post que otras ramas del Departamento de Salud Federal probablemente se adhieran a la misma lista de palabras prohibidas. La fuente dijo que otros en la reunión reaccionaron con sorpresa cuando se les dio la lista.


“Se repitieron los, ‘¿Hablas en serio? ¿Estás bromeando?'”, señaló el analista. “En mi experiencia, nunca hemos tenido ningún retroceso desde un punto de vista tan ideológico”.

La administración de Trump ha sido sometida a escrutinios por negarse a reconocer los hallazgos científicos, particularmente relacionados con el cambio climático. Numerosos miembros de su administración y sus designados también han negado aspectos del consenso científico relacionado con el calentamiento global.

Para los que nos interesa eliminar las políticas punitivas contra las drogas, es necesario luchar por el respeto a los derechos humanos reconociendo que existen comunidades “diversas” y algunas más “vulnerables” que otras. Además, tenemos que defender que cualquier política de drogas debe estar “basada en la evidencia científica”. No podemos seguir tratando los asuntos de drogas con los oscurantismo de antaño para seguir complaciendo a unos “vividores del prohibicionismo” que pagan campañas electorales y que suelen poner sus intereses políticos y religiosos por encima de la ciencia y el raciocinio.

El domingo en la tarde, la directora del CDC, la doctora Brenda Fitzgerald aclaró por las redes sociales de la agencia que no hay palabras prohibidas.

“Es comprensible que le preocupen los recientes informes de los medios que afirman que a los CDC se les prohíbe usar ciertas palabras en los documentos presupuestarios. Quiero asegurarles que CDC sigue comprometido con nuestra misión de salud pública como una institución basada en la ciencia y la evidencia. Como parte de nuestro compromiso de proporcionar una defensa común del país contra las amenazas a la salud, la ciencia es y seguirá siendo la base de nuestro trabajo”.

Los CDC tienen una larga historia de decisiones de salud pública y presupuesto que se basan en la mejor información y ciencia disponibles y en beneficio de todas las personas, y continuaremos haciéndolo, expresó.

“La afirmación de que el Departamento de Salud tiene ‘palabras prohibidas’ es una caracterización errónea de las discusiones sobre el proceso de formulación del presupuesto. Se continuará utilizando la mejor evidencia científica disponible para mejorar la salud de todos los estadounidenses”, concluyó Fitzgerald. A la vez que aprovechó para recomendar encarecidamente el uso de los resultados y la evidencia en las evaluaciones de programas y decisiones presupuestarias. Quizás dando entender que la agencia recibirá recortes de presupuesto.