Mensaje de Estado con un enfoque salubrista incierto

¿Será posible llevar un modelo salubrista para asuntos de droga con una asignación de fondos tan dispar con las agencias de “ley y orden”? Era el cuestionamiento que nos hacíamos algunos en los medios sociales que esperábamos propuestas más detalladas cuando el gobernador Alejandro García Padilla anunciaba su enfoque salubrista. Los Mensajes de Estado se han caracterizado por conceptos adornados y por ofrecer “promesas” que luego son difíciles de cumplir. Y el primer mensaje como gobernador de AGP tal pareciera no fue la excepción. Llevamos meses de campañas políticas, nombramientos y discursos que nos prometen un programa abarcador de medicación para usuarios de drogas. En cambio, nos sorprende que al momento de asignar fondos la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción sea una de las agencias a la que menos recursos se le brinde.

presupuestofondo
Gráfica realizada por COPREVI, muestra la disparidad de recursos asignados para la prevención y tratamiento en el presupuesto de Puerto Rico 2005-09.

El aumento anunciado a ASSMCA para el próximo presupuesto es de 4.4 millones de dólares de los cuales 3 millones serán destinados a medicamentos y 1.4 para mejorar y ampliar los servicios. Aunque se considere favorable que el gobierno anuncie la apertura de nuevos centros de metadona y considere aumentar a 800 los pacientes servidos. El costo de un paciente de metadona es de alrededor de 4 mil dólares al año, por lo que, la cifra de costo de medicamentos debe ser todavía mayor del que señala el gobernador. Asimismo, el ofrecimiento de servicios se queda cortísimo cuando estadísticas ASSMCA señalan que hay sobre 45 mil usuarios de heroína u otros opiáceos.

Caricatura Forges

Las últimas administraciones gubernamentales siguen hablando de un enfoque salubrista de “promesas” pero no se ven las acciones. Si pretendemos reducir la criminalidad tenemos que descriminalizar la posesión de drogas y brindar tratamientos adecuados dirigidos a controlar la demanda por las drogas ilícitas.  El gobernador se jacta de un plan anticrimen pues es hora que también se comprometa a crear un ‘Plan de asuntos de drogas’ enfocado en la reducción de daños, descriminalización y alternativas médicas con los recursos necesarios de un verdadero enfoque salubrista. Integrando a las organizaciones comunitarias que hacen trabajo directo con los usuarios, brindando un salario decente a los maestros y asignando los recursos necesarios a las agencias como ASSMCA, Recreación y Deportes, entre otras agencias que pueden ayudar a prevenir la criminalidad.

Sin embargo, como ya es costumbre, entre “promesas” y fanfarria política el gobernador mencionó estadísticas del crimen donde supuestamente muestran reducciones significativas. Además de aprovechar para justificar su “mano dura” con la activación de la Guardia Nacional y otros equipos de vigilancia que sobrepasan los 150 millones de dólares. A lo que lleva el presupuesto consolidado de la policía a casi 1,000 millones del fondo general. De sumarle el presupuesto de otra agencia como Corrección, unos 440 millones para el próximo año fiscal, tenemos una administración que gasta alrededor de 90% más en castigar y vigilar que en dar tratamiento o prevención. Las cifras contrastan con el presupuesto de ASSMCA que apenas llega a 139 millones de dólares. Esto a pesar que informes de ASSMCA para el año 2008 estimaban que en la Isla habían unos 111 mil adultos que padecen de abuso o dependencia a drogas.

Los asesores del gobernador deberían recordarle que para un modelo salubrista debemos empezar a equiparar recursos y apostar a un cambio. La “tecnología” de la policía “vienen y van” y las necesidades del pueblo se siguen quedando en “promesas”.

Related posts: