Una alternativa para luego de una amputación y el dolor fantasma

Alrededor de un 70% de los casos de amputación, tras la intervención los pacientes manifiestan recibir sensaciones dolorosas procedentes del miembro amputado. Pero habitualmente, conforme pasa el tiempo, esta sensación va desapareciendo. Cuando persiste durante años, puede aparecer sólo de forma intermitente bajo ciertas condiciones.

En ocasiones, cuando se amputa un miembro, el individuo continuará teniendo un sentido interno del miembro amputado. Este fenómeno se conoce como miembro fantasma. De forma similar, frecuentemente muchos amputados sienten dolor intenso en el miembro ausente, a menudo se acompaña de otros problemas de salud como la depresión. En el pasado se atribuían las sensaciones de dolor en el sitio de la amputación a la irritación de los nervios localizados cerca del muñón. Actualmente, usando técnicas para obtención de imágenes de resonancia magnética, entre otros, los científicos pueden visualizar la actividad aumentada de la corteza cerebral cuando un individuo siente “dolor fantasma”.

Después de una amputación, es muy frecuente, hasta en un 90% de los sujetos, seguir percibiendo el miembro perdido. Pero habitualmente, conforme pasa el tiempo, esta sensación va desapareciendo. Cuando persiste durante años, puede aparecer sólo de forma intermitente bajo ciertas condiciones. Los científicos señalan que después de la amputación, las células nerviosas “se reconectan” y continúan recibiendo mensajes, produciendo una redistribución de los circuitos cerebrales. La habilidad cerebral de reestructurarse, cambiar y adaptarse luego de una lesión. Los tratamientos del dolor pueden ser analgésicos, anticonvulsivos, y otros tipos de medicamentos; bloqueadores nerviosos; estimulación; entre otros.

Sin embargo, tratamientos utilizando cannabis ha presentado muy buenos resultados en enfermedades con síntomas múltiples, en situaciones dolorosas de origen inflamatorio, o que acompañan a espasmos musculares. Además, en enfermedades en las que coinciden náuseas y anorexia con dolor, ansiedad y depresión.

Medicamentos para el dolor crónico puede acabar conduciendo a la tolerancia con la necesidad de aumentar la dosis para mantener la eficacia. Los narcóticos opioides que se usan comúnmente para tratar el dolor crónico, como la codeína, morfina, oxicodon, entre otras drogas son potencialmente más adictivas.

Los pacientes encuentran que el tratamiento con cannabis para tratar su dolor crónico son capaces de eliminar o reducir significativamente su consumo de opiáceos. El THC y otros cannabinoides inhiben las respuestas agudas a los estímulos dolorosos y son efectivos para aliviar el dolor crónico asociado con daño en los nervios y la inflamación.

Las percepciones del miembro fantasma consisten en parestesias, dolor, sensación de pesadez, de calor, de frío y calambres. Las parestesias son las más frecuentes. Ocurren principalmente de forma inmediata tras la amputación y se sienten especialmente en las partes más distales.

Las características del miembro fantasma son independientes del lado del miembro amputado. Diversos factores pueden influir en las sensaciones: emociones, cambios climatológicos, uso de prótesis, alcohol, dolor en otras partes del cuerpo, uso del miembro contralateral, etc.

Negarle la medicina a un enfermo va en contra de los derechos humanos… http://goo.gl/Ud7csM

Posted by Descriminalización.org on miércoles, 28 de mayo de 2014

Fuente: NIH, Lapaginadelcaurel.es

Related posts: