Uruguay apuesta a una “regulación responsable” de la marihuana

Los ojos del mundo están en Uruguay y es que la Cámara del Senado aprobó el proyecto que define un sistema de permisos y de regulación del mercado de la marihuana. El último escalón que necesitaba el presidente José Mujica para convertir a Uruguay en el primer país del mundo que legaliza de mercado de marihuana con una “regulación responsablemente”. Donde el Estado mediante permisos y licencias tendrá el control de la producción, comercialización y el abastecimiento personal y medicinal de  marihuana.

Con 16 votos a favor y 13 en contra, la mayoría en la Cámara del Senado organizada en el Frente Amplio entiende que la medida busca combatir al narcotráfico y evitar el ingreso al circuito de violencia con un compromiso a la promoción de políticas salubristas que aseguren la prevención y reducción del daño. Mediante comunicado de prensa el organismo político entiende que “esta nueva ley mejorará la seguridad y la salud pública, en un nuevo marco de derechos de una sociedad más tolerante, libre e igualitaria.”

Para la distribución los consumidores registrados podrán ir a farmacias o a centros habilitados y se podrá comprar hasta 40 gramos (1.4 onzas) al mes.  Por su parte, cada consumidor podrá cultivar hasta 6 plantas en casa con un máximo de 480 gramos (17 onzas) por cosecha y se podrán constituir clubes de cannabis donde se cultive en grupo una cantidad de plantas proporcional al número de miembros.  Resulta importante resaltar que se permitirá los usos medicinales y el cultivo de cannabis con fines científicos. Donde el Estado con su regulación podrá estudiar las posibilidades de utilizar el uso de marihuana como sustituto y  tratamiento para abandonar otras drogas.

Lejos de un “experimento”, como lo ha tratado de presentar los que se oponen a la medida, en Uruguay desde el 1974 la posesión de marihuana es legal, por lo que le estado ha preferido tomar un control de la “ilegalidad” que es la venta de marihuana creando mecanismos de un control del mercado y reducción de daños y riesgos. Enfatizando en crear planes de prevención del consumo y en la prohibición de la venta a menores de edad. Al igual que en el caso del tabaco, no estará permitido fumar marihuana en espacios públicos y tampoco se podrá crear publicidad de la sustancia.  Además, no se podrá conducir cualquier tipo de vehículos bajo el efecto de marihuana.

Se espera que, “para el segundo semestre de 2014 el sistema ya puede empezar a desarrollarse. Da tiempo para cosechar y vender”, expresó el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada a RT Noticias. La marihuana gestionada por el Estado tendrá un precio de un dólar por gramo igualando el precio que se suele vender en el mercado ilegal.

Las cifras de la Junta Nacional de Drogas estiman que 120,000 uruguayos consumen marihuana al menos una vez al año lo que produce que el negocio del narcotráfico mueve mensualmente en este país más de un millón y medio de dólares. Según la medida, separando los mercados se reduce en gran parte la ganancia del narcotráfico. En su lugar, la sociedad obtiene valiosos recursos para educación, salud, tratamientos y campañas de prevención.

La iniciativa impulsada por el presidente José Mujica no descarta mantener un monitoreo del mercado ilegal, de ser necesario, bajará los precios porque habrá que “pelear” también en ese terreno. “No se tratará de instaurar un sistema de fumo libre”, ha dicho Mujica al Diario El Sol. “Quien se pase de la raya será tratado por los médicos”, agregó el mandatario. Pero esta iniciativa apunta a “sacarle clientes al narcotráfico”.

La oposición política, estudia la posibilidad de promover un referéndum para derogar la ley y no descartan presentar recursos de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia. Aunque fuentes aseguran que, “no hay ambiente” y que será muy “complicado” parar la transformación social que vive Uruguay.

Véase: “A pasos de la legalización en Uruguay”

Parte del equipo de Descriminalización.org junto a Julio Calzada, presidente de la Junta Nacional de Drogas, Sebastián Sabini y Julio Bango de la Cámara del Senado y del Frente Amplio en el International Drug Policy Reform Conference, Colorado.

 

MidiaNINJA