Uruguay Cosecha: proclama para celebrar un año de regulación

Proclama de organizaciones uruguayas para celebrar un año de la regulación de mercado de marihuana y para denunciar los abusos policiacos de las que todavía son objeto los usuarios de cannabis.

El 10 de diciembre de 2014, día internacional de los derechos humanos, Uruguay celebra el primer año de regulación del mercado de cannabis, liderando la transformación en políticas de drogas en el mundo.

Tanto en el plano internacional como en el Uruguay, se observa un aumento significativo de quienes reconocen que las estrategias prohibicionistas para combatir los problemas de drogas han fracasado, y más aún sus consecuencias para el mundo -y en particular para América Latina- han sido nefastas. El narcotráfico, beneficiado por dichas políticas, ha contribuido notablemente a debilitar las instituciones democráticas, socavar las economías y reproducir las desigualdades sociales, en un contexto de violencia estructural, multicausal y de extrema pobreza. En este marco, expresamos nuestra más profunda solidaridad con el pueblo mexicano, en particular con familiares de los 43 estudiantes de la Escuela rural de magisterio de Ayotzinapa, que se suman a los más de 120.000 desaparecidos y 30.000 muertes, víctimas de la guerra contra las drogas. Y con los demás pueblos en extremo sufrimiento por esta causa.

Haciéndose inminente la búsqueda de alternativas, el proceso de Regulación del Mercado de Marihuana iniciado en Uruguay es un escenario propicio para  construir un abordaje integral de la temática que garantice y respete los derechos de todas y todos. Desde un enfoque de seguridad y salud pública y derechos humanos, el nuevo marco legal garantiza la separación de mercados y el alejamiento de los usuarios de marihuana de los contextos violentos, mejorando la calidad de la sustancia controlada, así como la posibilidad de invertir recursos en educación, prevención y tratamientos de calidad.

Hoy podemos festejar. Ahora, los usuarios y las usuarias podremos elegir entre tres vías de acceso a marihuana de alta calidad, confiados en la extracción natural del producto, sin tener que recurrir a las lugares peligrosos. A un año de aprobada legalización del acceso regulado a la marihuana recreativa, contamos con más de 1000 autocultivadores registrados, siendo cada vez más los usuarios que se vuelcan por esta forma desmercantilizada de acceso. También existen hoy más de 10 clubes de cannabis registrados y en funcionamiento, permitiendo el acceso a la información y la educación colectiva de los usuarios. Apostamos a promover la generación de más clubes de cannabis, entendiendo que éstos son espacios propicios para la participación y la organización colectiva de los usuarios  en estructuras cooperativas, auto gestionadas y accesibles.

Sin embargo la realidad dista de ser perfecta, por eso hoy debemos manifestarnos. Como país, tenemos la única ley en el mundo que nos reconoce el derecho elemental como usuarios y usuarias de acceder legalmente a la sustancia, pero para hacer efectivos nuestros derechos conquistados debemos continuar profundizando el cambio. Es por ello que denunciamos y repudiamos el abuso policial que continúan sufriendo  los usuarios de cannabis y continuaremos trabajando por la desestigmatización y descriminalización de estos, así como por el pleno ejercicio de los derechos conquistados.  Demandamos también mecanismos de registros justos, combinados y seguros para los usuarios, así como el uso de instrumentos efectivos para el control de  los conductores vehiculares en la vía pública.

Hoy debemos cosechar. La participación del movimiento social en articulación con el elenco político ha jugado un papel fundamental en la primera etapa de construcción de una nueva política de drogas. Para poder imaginar un futuro auspicioso de cambios, es imprescindible perseverar en el respaldo y mejoramiento de los logros obtenidos por parte de los usuarios y la sociedad toda. La participación del movimiento social en las diversas etapas de la nueva política pública contribuye, y lo seguirá haciendo, al fortalecimiento de esta, y nos permite comenzar a trazar nuevas demandas y reivindicaciones sociales. Este año tuvimos el grato ejemplo de que la sociedad organizada, en especial los jóvenes, somos actores de cambio y capaces de derrotar al Uruguay más conservador. Es por ello que saludamos fraternalmente a la Comisión Nacional No a la Baja por defender y reivindicar los derechos de los más jóvenes y vulnerados.

Hoy seguimos sembrando. Muchas oportunidades aparecen tras este primer año. Uruguay puede hacer historia innovando en investigación científica prohibida en el mundo, promoviendo la educación para un uso de drogas más informado, o aprovechar esta nueva cadena productiva para promover un modelo de desarrollo nacional y productivo con equidad y justicia social. Incorporando a pequeños productores a la cadenas productivas de cáñamo y marihuana medicinal, a través de cultivos orgánicos, sustentables y amigables con el ambiente.

Apostamos también a la organización de los usuarios a través de clubes de cannabis y asociaciones de cultivadores, así como a la conquista de espacios formales y deliberativos para seguir continuando la transformación en la política de drogas.

Coordinadora Nacional por la Regulación de la Marihuana, El Abrojo, Federación Nacional de Cannabicultores del Uruguay, FESUR, Gurises MPP, ICEERS, IELSUR, IR, JSU, Red de Usuarios, Movida Cannábica Florida, Ovejas Negras, Proderechos, SERPAJ, UJC.

Related posts: