Vancouver: ‘salas de consumo seguro’ abrirán las 24 horas

Mientras en nuestros países nos quejamos de que los espacios urbanos olvidados se convierten en “hospitalillos” habitados por usuarios de drogas que, supuestamente, “ya no respetan” y “no se esconden para inyectarse…” Otras ciudades como Vancouver sigue aumentando los servicios de salas de consumo seguro, una especie de instalaciones sanitarias con supervisión donde los usuarios de drogas, mayormente inyectables, pueden consumirlas en condiciones seguras e higiénicas. En efecto, la entidad Insite, una sala de inyección supervisada de Vancouver abierta desde el 2003, ampliará sus horarios de servicio durante las semanas cuando se emiten los cheques de asistencia social.

En este momento, está abierto todos los días 10 a.m. hasta las 4 de la madrugada. Y como un proyecto piloto de seis meses, para combatir el aumento en los casos de sobredosis el centro de salud permanecerá abierto durante 24 horas al día, de miércoles a viernes, durante las semanas que se entreguen las ayudas económicas o los “cheques de asistencia social”. Las autoridades de salud señalan que el horario extendido es como respuesta al aumento en las muertes y emergencias por sobredosis de este año, especialmente durante las semanas cuando se emiten los cheques de asistencia social.

“Estamos viendo un aumento dramático en el número de personas que sufren sobredosis, así como visitas a emergencias médicas por sobredosis durante los días que se recibe el cheque de asistencia social“, dijo el Dr. Ron Joe, director médico asociado de la autoridad sanitaria que brinda servicios de reducción de daños.

“En respuesta, estamos ampliando nuestras horas para determinar si esta intervención dirigida evitará el alto número de sobredosis.”

La autoridad sanitaria dijo que supervisa las tasas de sobredosis semana a semana de enero a mayo, y se han observado aumentos de hasta el 80 por ciento en las sobredosis relacionados con los opioides durante esas semanas. En un estudio realizado por el B.C. Centre for Disease Control, con los datos forenses entre el periodo de 2009 y 2013, se estima que las muertes aumentan – hasta un 40 por ciento más de lo habitual – cuando se entregan los cheques de asistencia social.

“No queremos que la gente muera por una sobredosis en un callejón o en sus casas cuando está cerrado Insite,” dijo el Dr. Ron Joe. “Si la gente va a usar sustancias ilícitas que pueden ser peligrosas, es mejor que lo hagan en un ambiente supervisado“. El horario extendido comenzó el miércoles 24 de agosto.

En lo que va de año han ocurrido 433 muertes por sobredosis en el área de British Columbia, lo que supone un aumento del 74% en comparación al año pasado.

Fuente: CBC

Related posts: