“Ya estamos hartos de recibir servicios mediocres”

Reacción a las expresiones de la Directora de ASSMCA en reportaje sobre los problemas de acceso a servicios y tratamientos para usuarios de drogas en Puerto Rico.

La Droga es un negocio y uno grande, no importa el lado desde donde se mire. En el bajo mundo genera millones, del mismo modo que genera en las industrias de las farmacéuticas e igual sucede en el sector de los centros de rehabilitación, aquí pareciera que nadie está siendo movido por la buena voluntad.

Son sorprendentes las expresiones que hace Suzanne Roig, la actual jefa de la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA), sobre la premisa que opera la institución en cuanto a los centros de rehabilitación que ofrecen tratamiento sin base científica, en donde dejan claro que es mejor eso a no tener nada, siendo unas expresiones un poco irresponsables, porque aquí estamos hablando de salud. ¿O es que el cardiovascular podría operar con métodos que ignoren la base científica?

Aquí estamos hablando de personas que tienen derechos, que tienen historias igual a todos y que merecen ser tratados con los más altos estándares en cuanto a tratamiento médico basado en evidencia científica, sin ser humillados ni estigmatizados. De esa forma sería mucho más exitosos los tratamientos y no viéramos el círculo vicioso por el que pasan uno y otra vez los usuarios y usuarias de drogas.

En Puerto Rico no existe política pública para tratar la adicción a drogas, nunca ha sido prioridad del gobierno a pesar del problema de salud pública que representa y ni se diga tratamientos basados en una perspectiva de género, porque si en las adicciones a drogas la perspectiva de género también es importante.   Aquí nadie regula los centros de tratamiento que reciben fondos del gobierno, a nadie le importa, y por qué, porque son usuarios y usuarias de drogas, un sector que nuestras instituciones prefiere olvidar.

Sin embargo, ASSMCA maneja una nueva propuesta para ampliar el acceso a tratamiento con base en evidencia científica que se ofrece en los 172 centros residenciales licenciados par la agencia. Más del 90% de estos centros, casi todos religiosos, no ofrecen tratamiento basado en evidencia científica. La agencia gubernamental opera básicamente bajo la premisa de que tratamiento sin base científica es mejor que cero tratamiento pero están identificando fondos para ofrecer adiestramientos al personal de dichos centros.

No obstante, el director del programa de sustancias de ASSMCA, Juan Torres Gluck, se equivoca, cuando alega que “no serán exageradamente exigentes” y que “el propósito no es antagonizar”.

Pero hay quienes creemos que las cosas se hacen bien o no se hacen, ya es tiempo que paren de poner parchos a modelos prohibicionistas con pésimos resultados, ya estamos hartos de recibir servicios mediocres mientras unos se hacen ricos a cuenta del sufrimiento de otros. Porque eso sí es cierto, “no hay un adicto que no quiera tratamiento”, pero quieren tratamientos que realmente lo saquen del abismo en donde están, no que se aprovechen de su vulnerabilidad y lo dejen peor de los que estaban.

Así que empiecen a capacitarlos y hacer el trabajo que tienen que hacer, porque hay organizaciones e individuos que respetamos la dignidad y nos importan los usuarios y usuarias de drogas, que estamos en la mejor disposición de contribuir a mejorar los servicios y los accesos a ellos. En fin, debemos estar bien pendiente a como ASSMCA va a estar trabajando, ya es tiempo de cambiar los modelos, no podemos seguir repitiendo modelos que no han funcionado y esperar cambios, es el 11.5% de la población que tiene algún trastorno de abuso de sustancias, es hora de ponerle el cascabel al gato y que exijamos servicios que respeten la ciencia y los derechos humanos.

Related posts: