Legislatura de San Juan pide a su policía no intervenir por posesión de marihuana

La legislatura municipal de San Juan aprobó una ordenanza para que la policía municipal no intervenga con pequeñas posesiones de cannabis.  En cambio, le referiría a la policía estatal los casos en los que la persona posea una onza o menos de cannabis.

El Proyecto de Ordenanza número 14, Serie 2018-2019, establece que “la Policía Municipal referirá a la Policía estatal todo caso donde una persona posea, para consumo propio, una onza o menos de cannabis, cualquiera de sus derivados o parafernalia”, siempre que no exista venta. Ahora la ordenanza pasará para su firma a la alcaldesa Carmen Yulín Cruz y entraría en vigor de manera inmediata.

Uno que se mostró a favor de la reforma o fue el ahora comisionado de la Policía y Seguridad Pública, José Caldero, “el contexto histórico en el que nos encontramos requiere asumir una postura de vanguardia y reenfocar los esfuerzos y recursos del estado en la implementación de medidas que, aunque en nuestra realidad social puedan parecer innovadoras, no lo son para el resto del mundo. Y es que, a nivel mundial, la gran mayoría de los países han adoptado legislación para legalizar de algún modo o descriminalizar el uso y posesión del cannabis”, expresó durante su ponencia el ex comisionado de la policía de Puerto Rico.

Para la policía estatal la reforma de la capital no afectaría en nada debido a que la mayoría de esos casos siempre son atendido por agentes estatales quienes cuentan con la División de Drogas. “Vamos a seguir haciendo nuestro trabajo. Mientras se considere el uso de la marihuana como algo ilegal seguiremos trabajando en las intervenciones. Si algún día esto se legaliza, pues ese será el día que la Policía estatal dejará de intervenir”, le expresó al periódico El Vocero el teniente coronel Juan Cáceres. 

Por nuestra parte en Descriminalizacion.org, aunque entendemos como una medida positiva que el municipio autónomo de San Juan prefiera que los recursos destinados a la protección y seguridad de sus ciudadanos están mejor servidos en la “lucha y prevención de crímenes violentos”. También entendemos que la ordenanza municipal se queda chueca y está lejos de poder cumplir con una verdadera reforma a las políticas de drogas o a las reformas del Cannabis que se discuten a nivel internacional. 

La Ordenanza nos parece que le viene a tratar de quitar la mala imagen conservadora y prohibicionista de la alcaldesa Carmen Yulín Soto. No obstante, abre las puertas a las reformas que pueden realizarse desde los municipios y sus asambleas.

Si realmente el municipio de San Juan quisiera trabajar diferente los problemas de drogas debiera considerar la descriminalización de todas las drogas, la legalización de algunas otras como el cannabis y la creación de estrategias de reducción de daños para las y los usuarios de drogas fuertes.  De igual modo, el municipio de San Juan puede crear regulaciones donde los pacientes de cannabis medicinal puedan cultivar su propia medicina como pasa en más de la mitad de los estados de EEUU que tienen regulaciones para fines terapéuticos.

Es tiempo de prestar mayor atención a quienes escogemos en nuestros municipios.